jueves, 24 de septiembre de 2015

¿Feminazis o mujeres florero? ¿Tú de qué lado estás?

Kate Nash
Harta de oír hablar de "feminazis" he decidido echar más leña al fuego.
Para empezar, para todos esos "machistas" ciegos, sordos, resabidos, y con la única meta en su vida de someter a la mujer, recordarles la definición de feminista, feminismo y machismo según la RAE: 







Feminista:
1. adj. Perteneciente o relativo al feminismo.
2. adj. Partidario del feminismo. U. t. c. s.
Feminismo:
(Del lat. femĭna, mujer, hembra, e -ismo).
1. m. Doctrina social favorable a la mujer, a quien concede capacidad y derechos reservados antes a los hombres.
2. m. Movimiento que exige para las mujeres iguales derechos que para los hombres.
Machismo:
1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Una feminista es una mujer que defiende, y quiere tener, los mismos derechos laborales y fiscales, la misma igualdad ante la ley, y la misma posibilidad de decisión en cualquier ámbito de su vida que un hombre, incluido el éxito laboral y una vida familiar estable. 
Es una mujer que no desea que le regalen nada, que lucha por hacerse un hueco en su mundo de la misma manera que un hombre. A una feminista no le gusta ningún tipo de discriminación, ni positiva ni negativa. Sus cualidades la avalan y tienen que ser tenidas en cuenta de la misma forma en que se valoran las de un compañero masculino. Su trabajo y su esfuerzo tienen el mismo precio que el de un hombre, la mujer no trabaja para pasar el rato fuera de casa, lo hace por una razón: para ganar dinero, y quiere que le paguen lo mismo que a un hombre por hacer el mismo tipo trabajo.
Una feminista quiere poder acceder a puestos históricamente masculinos si sus aptitudes son tan válidas como las de un hombre (que las hay) y que no las rechacen por ser mujer. No sólo hay mujeres que pueden desempeñar puestos en los que se necesita fuerza física, si no que también hay hombres, al igual que muchas mujeres, que no podrían hacerlo.
Quiere aprende a leer y a escribir, quiere poder tener una profesión y el derecho a ejercerla, quiere conducir, votar, hablar libremente, poder caminar sola por la calle sin tener que cubrirse la cara, QUIERE EXISTIR LIBRE Y PACÍFICAMENTE.
No se trata de ser un hombre o una mujer. Se trata de ser una persona que, sin importar su sexo, religión, edad, raza, clase social, ideología u orientación sexual, debe poder hacer lo mismo y acceder a las mismas cosas sin que su condición sea un impedimento.

Lo que eso significa para un machista es que no quieren que las mujeres sean sus iguales porque, entonces, no nos podrían manipular. Los machistas desean que su mujercita los esté esperando en casa con las zapatillas en la puerta cual perro de compañía, y la cerveza fría lista en su sillón favorito. Desean que ellas no sean independientes, ni económicamente ni como persona, para que sean más manipulables. Porque las mujeres independientes no se dejan avasallar ni pisotear, esperan ser su igual en el matrimonio, cuando lo que ellos quieren es que su mujer sea como su madre y tengan su casa limpia e impoluta mientras ellos toman una copa con su colegas o ven el fútbol con los amigos.
Quieren una mujer que cumpla todos y cada uno de sus requisitos sin preguntar, sin discutir, sin razonar. Quieren una mujer florero.
Esos que nos llaman "feminazis" a las mujeres que queremos los mismos derechos que tienen los hombres son unos vagos redomados que sólo quieren que la mujer sea su esclava. 
¡SORPRESA! Las mujeres nos hemos cansado de ser vuestras mamás, nenes, para eso quedaros a vivir con vuestras madres. Y, si para demostrar que nuestras capacidades son equiparables a las de los hombres tenemos que ser llamadas "feminazis", pues que así sea. Y con mucho orgullo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada