sábado, 28 de mayo de 2016

Las mujeres iraníes se rapan y visten como hombres para desafiar a la Policía de la moral

El desafío de las mujeres iraníes a la "policía moral" rapándose la cabeza y vistiendo como hombres.
27 de mayo de 2016


 Cada vez son más las iraníes que deciden raparse la cabeza y salir a la calle vestidas como un hombre. ¿La razón? despistar a la llamada policía moral, que sanciona cualquier acto contrario a la ley islámica.
Cada día, decenas de mujeres iraníes se cortan el cabello y visten con ropa masculina con el objetivo de ser confundidas con hombres y poder evitar así a la Policía de la moral. 


Los agentes de la llamada “policía moral” recorren las calles buscando cualquier signo que recuerde al mundo occidental. Su misión es que los ciudadanos cumplan las normas que van ligadas a la ley islámica, como las reglas de vestimenta -especialmente en las mujeres- y otros comportamientos como la prohibición del consumo del alcohol. Entre las estrategias que las iraníes siguen para no ser capturadas por la policía moral cuando su indumentaria no es acorde con el código islámico se encuentra, sobre todo, evitar los cruces de la capital en los que estaciona el furgón policial o, simplemente, correr para intentar zafarse de las agentes cuya labor es apresarlas cuando llevan demasiado suelto el hijab o demasiado corto el blusón.
Gaceta.es Viernes, 27. Mayo 2016 - 12:15
En Irán, estas patrullas reciben el nombre de “Gasht-e Ershad”, y cuentan con más de 7.000 agentes encubiertos. Se encargan de que la conducta de los ciudadanos y, sobretodo, las ciudadanas, cumpla lo que dicta el Corán. Uno de sus principales objetivos es velar para que se cumpla la hijab, un código de vestimenta femenina islámica que establece que las mujeres deben cubrirse la mayor parte del cuerpo con un velo que cubre la cabeza y el pecho, y deben usarlo desde la pubertad, en presencia de varones adultos que no sean de su familia inmediata. Llevar el pañuelo de la cabeza “lo más atrás posible”, ropa demasiado suelta o un peinado “occidental” son algunas de las causas por las que las iraníes pueden ser multadas o incluso arrestadas.
Por esta razón, cada vez son más las jóvenes que publican fotografías con este tipo de apariencia en sus redes sociales desafiando las estrictas leyes del país, donde desde 1979 se imponen sanciones por no llevar el hijab. Esta tendencia, que va en aumento, se ha intensificado desde que la semana pasada las autoridades iraníes detuvieron a 8 modelos que posaron para unas fotografías sin velo y mostrando el cabello. Su conducta ha sido considerada como "no islámica" y determinaron que difunde "una cultura inmoral".
La página de Facebook Stealthy Freedom, administrada desde EE.UU. por la periodista y activista iraní Masih Alinejad, ferviente opositora del velo obligatorio en su país, recoge varios casos de mujeres contrarias al velo obligatorio que relatan cómo la necesidad de escapar de la persecución policial las ha llevado a tomar una decisión tan extrema.
"Soy una chica iraní y con el fin de evitar a la policía moral decidí cortarme el pelo corto y llevar esta ropa de hombre, para poder caminar libremente por las calles en Irán", muestra uno de los mensajes escrito por una mujer debajo de la foto en la que aparece con pantalón ancho, camiseta corta holgada (las mujeres no pueden llevar manga corta en público) y zapatillas de deporte.

"El Gobierno quiere crear miedo, pero las mujeres han encontrado su propia manera de caminar libremente por las calles de Irán o de conducir sin cubrirse la cabeza. Es una guerra cultural grave entre dos estilos de vida. Para las mujeres, el cabello es su identidad y cortarlo solamente para evitar a la Policía de la moral es muy doloroso, pero de alguna manera, valiente", escribe Alinejad en su página, que cuenta con más de un millón de seguidores.
Otra mujer, que afirma vestir como un chico desde que tiene 13 años, escribe: "Yo misma elijo qué ponerme, cómo estudiar, cómo hacer ejercicio, cómo vivir y cómo respetar a los demás en la sociedad. No tengo miedo al sistema, pero es obvio que el sistema me tiene mucho miedo. Haré todo lo posible para tener éxito en el deporte que estoy practicando y representar a Irán tal como los iraníes quieren ser representados, para que todo el mundo pueda llegar a conocernos de verdad. No voy a renunciar a ello. Irán nos pertenece".
Siguiendo la misma estrategia, el pasado 14 de mayo Pejman Rahbar, un periodista deportivo iraní, compartió una foto de una chica que se había vestido como un hombre para poder acceder al estadio de fútbol Azadi de Teherán y se había pintado la cara con los colores de su equipo de fútbol favorito, con el fin de poder asistir a un partido de fútbol, junto a un entrenador masculino. La proeza de la joven travestida se hizo viral en pocas horas y reabrió el debate sobre la discriminación que sufren las iraníes en este tipo de espacios públicos. Siguiendo los pasos de esta joven, han salido a la luz hace unos días los casos de mujeres iraníes que se exhiben en las redes sociales con la cabeza rapada y ropa ancha con el fin de ocultar sus formas femeninas en público.






Stealthy Freedom
Why I cut off my hair
متنفرم كسي به زور به من بگه موهات رو بپوشون تا مردها تحريك نشن. موهامو سه ساله كه كوتاه مي كنم از روزي كه گواهينامه گرفتم تا حداقل توي ماشينم خودم باشم، آزاد باشم. اطرافيان فكر مي كنند يه پسره كه داره رانندگي مي كنه و بهم گير نمي دن ولي خودم كه مي دونم يك دختر قوي هستم كه با اين قوانين مضحك حجاب افسرده نمي شم. توي دانشگاهم براشون مهم نيست كه المپيادي بودم اينجا حجاب مون براشون مهم تره و فكر مي كنن عقل زنان نمي رسه كه چي بپوشيم.
I really hate it when someone orders me to cover my hair so that men around me will not get aroused. Since I obtained my driver’s licence, I have been deliberately getting my hair cut short to at least enjoy a whiff of freedom inside my own car. Those who see me are actually under the impression that I am a man driving his car and since they think like that, they do not bother me. However, I am well aware of the fact that I am a strong woman and I have no intention of succumbing to defeat in the face of these discriminatory laws. When I was at university, the administration did not care at all about the fact that I was one of the award-winners at the national student Olympics. All our administration cared about was whether I was properly observing the veil or not. In other words, they conveniently assumed that we women did not have the intellectual capacity to determine our own clothing.
Por qué me he cortado el pelo: Realmente odio cuando alguien me ordena que me cubra el pelo para no provocar a los hombres que me rodean. Desde obtuve mi carnet de conducir, me corté el pelo deliberadamente para disfrutar al menos de un poco de libertad dentro de mi propio coche. Los que me ven tienen la impresión de que en realidad soy un hombre que conduce su coche y desde que piensan así, no me molestan. Sin embargo, sé perfectamente que soy una mujer fuerte y no tengo la intención de sucumbir ante estas leyes discriminatorias. Cuando estaba en la universidad, a la administración no le importaba nada el hecho de que fuese una de las ganadoras de las olimpiadas nacionales estudiantiles. Todo por lo que nuestra administración se preocupaba, era de si llevaba correctamente el velo o no. Dicho de otro modo, convenientemente asumían que nosotras, las mujeres no teníamos la capacidad intelectual para decidir sobre nuestra propia ropa.

When I was only 13, I would cut my hair short and dress up like a boy and go on mountaineering trips for years...
من ایرانی‌ هستم ولی‌ هیچگاه برایم آسان نبود که در ایران به عنوان یک زن زندگی‌ کنم.
وقتی‌ بچه بودم احساس می‌کردم باید پسرِ نداشته ی خانواده‌ام باشم. و بیرون از خانه باید شبیه پسرها رفتار می‌کردم تا بتونم حرفم و تو جامعه ایران بزنم و شنیده و دیده پشم .
Stealthy Freedom photos
وقتی‌ ۱۳ سالم بود، موهامو خودم کوتاه می‌کردم و لباسِ پسرونه می‌پوشیدم و به برنامه‌های کوهنوردی میرفتم. از ۱۳ تا ۱۵ سالگی بارها قله هایی مثل دماوند و علم کوه رو پا به پایِ مردها فتح کردم....به عنوان یک زن باید همیشه پوشیده می ماندم در کشو زیبایم و مثل پسرها لباس پوشیدن تنها راهی بود که می توانستم حجاب اجباری را دور بزنم. 
I am an iranian that never felt comfortable being a girl in her own country. As a child I acted like a boy to fill the void of the son my parents never had. Outside I had to act like a tomboy to be heard by all (wo)men in my society.

When I was only 13, I would cut my hair short and dress up like a boy and go on mountaineering trips for years. At age 13 to 15 made it to the top of Alam-kouh and Damavand many times, side by side other men. women in Iran are forced to wear hijab from the age of 7, so dressing as a boy was the only way to bypass the forced hijab.
Cuando tenía 13 años me corté el pelo corto y me vestí de chico y practiqué montañismo durante años... Soy una iraní que nunca se sintió cómoda siendo una chica en su propio país. Cuando era una niña, me comportaba como un niño para llenar el vacío del hijo que mis padres nunca han tenido. En la calle, tenía que comportarme como un marimacho para ser escuchada por los hombres y mujeres de la sociedad. 
Con sólo trece años me corté el pelo y vestía como un chico e hizo montañismo durante años. Desde los trece a los quince, subí varias veces a la cumbre del Alam-Kouh y del Damavand, junto a otros hombres. En Irán, las mujeres están obligadas a llevar el hijab desde la edad de 7 AÑOS, así que vestirse como un niño era el único medio de eludir el hijab obligatorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada